Gerardo Elorriaga

Gerardo Elorriaga
EL CORREO – La belleza interior

 

La belleza interior

Koldo Etxebarria (Lemoa, 1960) asegura que la desnudez de sus puestas en escena pretende no distraer al espectador sobre la belleza interior de sus protagonistas, entendida habitualmente como una facultad de la persona para la trascendencia y que viene a proyectarse en su ser, pero también en las maneras de relacionarse con los demás y su entorno. En “El silencio habitado”, el artista vizcaino sitúa al individuo en ámbitos de desolada hermosura, espacios de cierta desmesura onírica, paisajes y entornos domésticos de contenida racionalidad, siempre resueltos mediante el recurso a la composición y un minimalismo formal que apela también a la reflexión, a un cierto ensimismamiento, a replegarse en si mismo.

Es la búsqueda de la estética que subyace en el hombre, donde habita la metafísica, el lugar donde encuentra, realmente, la armonía. Este planteamiento existencial se refuerza por su posición en el cuadro, a veces lateral, replegada y un tanto ausente, incluso de espaldas al observador. El sujeto busca la intimidad necesaria, pero siempre compleja, esa situación que propicie la postura contemplativa. Nos alienta a compartir ese silencio que proclama el título a profundizar en la reflexión.

A ese respecto, caben numerosas referencias en un trabajo que remite a la esencia del hombre contemporáneo y su necesidad de trascendencia. como admite el propio creador, se pueden percibir ecos de David Hockney, tanto formales como ligados a ese extrañamiento del ser humano, acosado por su propia creación, Rene Magritte o Giorgio de Chirico. Su planteamiento también alude a una zona interior, más allá del razonamiento, en la que confluye buena parte de la filosofía oriental.

El trabajo de Etxebarria recurre a os procedimientos digitales sobre papel fotográfico. La propuesta del artista, emplazada en el Colegio de Abogados de Bilbao, se completa con una sala en la que explica su procedimiento de trabajo con el programa Autodesk Maya y que le ha hecho acreedor de un segundo premio en la última edición del Certamen Nacional ‘Arte y Tecnología’. Su concepto es plenamente pictórico, aunque recurre a un proceso creativo que parte de bocetos y se desarrolla fundamentalmente en el campo del 3D, herramienta de la que se considera pionero en España. Además de la consecución de espacios y profundidad peculiares, Etxebarria destaca el surgimiento de una sensibilidad inherente a esta técnica digital que, a su juicio, está llamada a propagarse y enriquecer el arte contemporáneo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR