«La belleza está en el observador» por la Dra. Virginia Diaz Gorriti